Formación · I+D+i · Consultoría
Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.

Todos los derechos reservados ©  Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.

Desarrollo Empresarial · Gestión Universitaria · Liderazgo Emprendedor
Artículos

…los amó hasta el fin



Introducción


"Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin" (Juan 13:1)


"…los amó hasta el fin".


El amor de Cristo es completo, total, pleno, perfecto.


¿Qué dijo cuándo se le preguntó sobre cuál era el mayor mandamiento de la Ley?


Mateo 22:34-40

34 Entonces los fariseos, oyendo que había hecho callar a los saduceos, se juntaron a una.

35 Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo:

36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?

37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

38 Este es el primero y grande mandamiento.

39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.


Amar a Dios con todo el corazón,  con toda el alma, con toda la mente, y amar al prójimo como a no mismo "de estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas".


"…los amó hasta el fin".


¿Cuál es la definición que la Palabra de Dios, no el mundo, nos da de amor? 1 Juan 4:8 nos dice que "el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor", así tenemos que Dios es amor y el que no ama no conoce a Dios. Ahora bien, debemos de amar pero ¿cómo? 1 Juan 5:3 nos dice que "este es el amor de Dios: que guardemos sus mandamientos, y sus mandamientos no son gravosos", 2 Juan 1:6 nos dice que "este es el amor: que andemos conforme a sus mandamientos". Jesús nos dijo que si le amamos, guardaremos sus mandamientos (Juan 14:15) y aclaró que "si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor" (Juan 15:10), siendo sus mandamientos los mismos del Padre ya que como Jesús mismo aclaró "yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre mismo que me ha enviado me ha dado mandamiento sobre lo que he de decir y lo que he de hablar" (Juan 12:49).


El amar como Dios quiere que amemos, pasa por cumplir sus mandamientos, los cuales pueden resumirse en amarle sobre todas las cosas y con todo nuestro ser y en amar al prójimo como a nosotros mismos.


"…los amó hasta el fin".


Isaías 42:21 nos dice cómo es que "Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla". Jesús mismo vino a mostrar la manera completa, total, plena y perfecta de cumplir la Ley de Dios.


Éxodo 20:1-17 presenta lo que conocemos como los Diez Mandamientos, los primeros cuatro referidos a la forma de amar a Dios con todo el corazón,  con toda el alma, con toda la mente y los siguientes seis referidos a la forma de amar al prójimo como a no mismo:

1  Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:

2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

3 [Primer mandamiento] No tendrás dioses ajenos delante de mí.

4 [Segundo mandamiento] No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

7 [Tercer mandamiento] No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

8 [Cuarto mandamiento] Acuérdate del día de reposo para santificarlo.

9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

10 más el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

12 [Quinto mandamiento] Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

13 [Sexto mandamiento] No matarás.

14 [Séptimo mandamiento] No cometerás adulterio.

15 [Octavo mandamiento] No hurtarás.

16 [Noveno mandamiento] No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

17 [Décimo mandamiento] No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

"…los amó hasta el fin".


¿Cuál era ese "fin" hasta el cuál amó Jesús a los suyos? "Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin" (Juan 13:1). Ese "fin" era el sacrificio por el cuál había venido al mundo. "Y hallado en la condición como hombre, se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz" (Filipenses 2:8).


Si amar a Dios y amar al prójimo resume lo contenido en los Diez Mandamientos, y si Jesús llegada Su hora amó a los suyos hasta el fin, no es muy difícil ver el cumplimiento completo, total, pleno, y perfecto por parte de Jesús de la Ley de Dios en ese "fin", Su sacrificio redentor en la cruz, relatoría que podemos encontrar en los cuatro evangelios.


Descargar / leer desde

Solicitar vía correo