Formación · I+D+i · Consultoría
Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.

Todos los derechos reservados ©  Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.

Desarrollo Empresarial · Gestión Universitaria · Liderazgo Emprendedor
Artículos

…les servirá de alimento…

-Un análisis sobre las leyes dietéticas y la relativa al diezmo-



Introducción


Si bien son muchas las diferencias doctrinales que existen entre todas aquellas iglesias, congregaciones o denominaciones que se dicen cristianas, una que generalmente se adjudica más bien a la religión hebrea, más que a la cristiana, es la referida a las leyes dietética y las relativas al diezmo.


Es por todos sabidos que ambas cuestiones, las leyes dietéticas y las relativas al diezmo, estuvieron -y siguen estando- como distintivo de lo que fueron -y son- las creencias judías, estando basado en lo que se conoce como las Escrituras Hebreas o el Antiguo Testamento.


Esto último, es decir, el que se encuentre en la Biblia, en vez de ser un factor para la observancia por los cristianos ha sido la principal causa de su inobservancia ya que se considera como parte de una religiosidad superada, de hecho cuando se llega a mencionar como una cuestión siquiera a analizar los cristianos tienden a tildar de judaizantes o legalistas a aquellos que viendo argumentos a favor de ambas cosas en la Escritura desean escudriñar los mismos.


Pero independientemente de esto, ¿a qué se refieren las leyes dietéticas?, ¿a qué se refieren las leyes relativas al diezmo?, ¿formaban parte de la legislación del Pueblo de Israel?, ¿fueron superadas ambas normas con el advenimiento de Cristo?, ¿puede encontrarse en el Nuevo Testamento evidencia a favor o en contra de la observancia o inobservancia de ambas normas?, y si es que su observancia aún es aplicable al cristiano, ¿qué significado tienen ambas normas más allá de su conceptualización inmediata, práctica y material?


Que el Santo Espíritu de nuestro Padre Dios que mora en nosotros abra la mente y el corazón para que el entendimiento correcto sobre este tema sea comprendido, conforme a Su voluntad y para Su mayor gloria en Cristo Jesús.


Descargar / leer desde

Solicitar vía correo